En ceremonia virtual, el Ministerio de Cultura realizó la apertura de plicas dando a conocer los nombres de los ganadores de la tercera edición del Concurso Nacional de Composición Musical Roque Cordero que premia la excelencia
nacional en la música en cinco categorías de Solo, Coro, Orquesta de Cámara, Banda
Sinfónica y Orquesta Sinfónica.
El jurado conformado por José Luis Turina de España, Nelly Beatriz Gómez de Argentina y
Alfonso Fuentes Colón de Puerto Rico; compositores internacionales y con una destacada
trayectoria dentro de sus países, seleccionaron a tres ganadores, dos premios declararon
desiertos y otorgaron cinco menciones honoríficas, reconociendo así el trabajo musical de
los concursantes.

Daniel Domínguez, director nacional de Las Artes de MiCultura explicó que a pesar de las
adversidades de un coronavirus que ha querido doblegar al planeta y no ha podido
lograrlo, hemos podido desarrollar todos nuestros certámenes de manera digital, debido a
que los artistas de las distintas disciplinas creativas no han detenido la marcha, ni su
imaginación.
Es un honor a través de este concurso nacional de composición musical rendir un tributo a
uno de los músicos y compositores istmeños por excelencia: Roque Cordero, por lo cual
estamos muy complacidos de premiar a los músicos panameños, manifestó Domínguez.
Para la categoría Solo el jurado falló a favor de Emiliano Pardo Tristán con la obra “Sonata
en Azul”, destacándola como una excelente correspondencia entre las ideas y su
realización a través de una escritura guitarrística de nivel puesta al servicio del ambiente
con versos de Pedro Salinas, Ruben darío y Rafael Alberti que encabezan cada uno de los
tres movimientos que integra la partitura. Además, determinaron que la pieza “Danza de
la Aurora” para arpa, de la autoría de Samuel Iván Emanuel Robles Areas, recibiera la
mención de honor.

Ensley Xavier Castillo Funes con "Inefable” se llevó la categoría de Banda Sinfónica, donde también destacaron Isaías Josué Rodríguez Sánchez con "Urracá” y “1989” (Memorias de la Invasión) de Emiliano Pardo Tristán como primera y segunda mención respectivamente.
De acuerdo a los miembros evaluadores, “Inefable” fue escogida por el ímpetu que anima
toda la obra manteniendo de principio a fin, por medio de un discurso lleno de energía
que permita apreciar un magnifico conocimiento de los diferentes recursos de la Banda
sinfónica.