Panamá ha dejado una vez más boquiabierto al mundo de la ciencia y de la ingeniería. Y es que una de las islas del Archipielago de Las Perlas albergó por 135 años al primer submarino que funcionó en el mundo. Cómo llegó allí y qué pasó con sus tripulantes? Son las preguntas que responde el arqueólogo James Delgado y que develará en un video el canal Smithsonian el próximo 27 de marzo, anunciarios varios medios de comunicación.

Se cree que James Delgado quien hizo el hallazgo de este tesoro marino en medio de sus vacaciones en el Archipielago de Las Perlas, encontró al submarino que fue la inspiración del célebre «Nautilus», de la novela «Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino», del francés Julio Verne, publicada en 1870.   El submarino fue construido en 1864 por Julius Kroehl para las tropas de la Unión durante la Guerra Civil de Estados Unidos, pero el barco, bautizado «Explorer», no llegó a utilizarse en aquel conflicto y fue transportado a Panamá, donde se empleó para recoger perlas.  El aparato era ideal para este objetivo ya que permitía a los submarinistas abandonarlo, recoger perlas del fondo del mar y luego volver a su interior, exactamente como ocurría con el «Nautilus» del capitán Nemo.