En el marco de los preparativos para la pronta reapertura del sector turístico, el ministro de Turismo, Iván Eskildsen, y su equipo de trabajo visitaron la comunidad de Parará Purú, ubicada en la ribera del río y en la zona del Parque Nacional Chagres. La visita se dio en el Día Internacional de la Mujer Indígena, por lo que el Ministro aprovechó para resaltar el importante rol de las mujeres indígenas en el turismo para el desarrollo de sus comunidades.

En la gira de acercamiento e inspección, el titular de turismo fue recibido por el Cacique Regional de las comunidades de la cuenca del Chagres, Antonio Zarco, acompañado de los líderes y residentes de los pueblos vecinos, para dar a conocer en primer lugar cómo se preparan en materia sanitaria para recibir a los turistas, una vez se dé la reapertura de las actividades del sector turismo.

Al llegar al lugar, los visitantes cumplieron con las normas básicas recomendadas por las autoridades de salud, como la toma de temperatura, lavado de manos, uso de mascarillas y por supuesto el debido distanciamiento físico; esta última norma muy fácil de aplicar por tratarse de un sitio natural al aire libre.

El ministro Eskildsen vio positivamente la preparación de la comunidad, como apto para la práctica del turismo con distanciamiento al aire libre; además destacó la importancia de estos pueblos como parte importante del circuito turístico Panamá Indígena que desarrolla la ATP en conjunto con las autoridades de los diversos pueblos indígenas del país, y cuyo objetivo es dar a conocer los atractivos naturales y culturales de los 7 pueblos indígenas de Panamá.

El cacique Zarco a su vez compartió con el ministro Eskildsen las historias de su abuelo, el legendario Antonio Zarco, el indígena panameño que instruyó en supervivencia en la selva a los astronautas norteamericanos que viajaron a la Luna y numerosos soldados norteamericanos. Su historia se muestra en un pequeño museo que dispone la comunidad para aquellos que los visiten.

 

Además se resaltó el hecho de que estas comunidades cuentan con un valioso patrimonio natural y cultural, lo que se convierte en una ventaja competitiva para su desarrollo turístico; en el nuevo Plan Maestro de Turismo Sostenible 2020-2025, estas comunidades se encuentran además en el circuito de patrimonio verde de la Cuenca del Canal de Panamá (Parque Nacional Chagres), así como también tienen la oportunidad de aprovechar los más de 500 años de historia del río Chagres, en la Ruta Puente del Mundo.

Las comunidades ubicadas en la ribera del Chagres son una alternativa cercana a la ciudad de Panamá para los turistas nacionales y extranjeros residentes en el país para el turismo interno post COVID; estas se encuentran a aproximadamente 30 kilómetros de distancia de Panamá Centro en dirección hacia Chilibre, en donde está el puerto de Corotú; allí se toman las piraguas con motor para trasladarse a las diferentes comunidades, la primera en el recorrido es Tusípono a la cual se llega en 5 minutos, en este tipo de embarcación.

Así como en el Chagres, prestadores de servicios de todo el país se preparan y aplican los lineamientos de bioseguridad, los cuales garantizarán el ambiente adecuado para salvaguardar la salud de los colaboradores de la industria y la de los visitantes, siempre y cuando sean verificados y aprobados por el Ministerio de Salud (MINSA).