En esta época de confinamiento estamos utilizando más tiempo de lo normal y
recomendado los aparatos electrónicos, ya sea para trabajar, estudiar o por
entretenimiento. Este abuso le pasa factura a nuestro cuerpo, tanto por el uso excesivo
como por la falta de actividad física.

Nuestros ojos son uno de los órganos principalmente afectados. Nos explica la Dra. Ivonne
de Martinelli, oftalmóloga del Hospital Paitilla, “si cada día pasamos más horas frente a los
dispositivos electrónicos, esta exposición, sobre todo, si son tiempos prolongados, puede
causar cefaleas (dolor de cabeza), irritación ocular, resequedad ocular, dolor ocular, y
ansiedad. Hay personas que adquieren tics como parpadeos frecuentes”.
La Dra. de Martinelli también nos indica que, algunos de estos síntomas, como las
cefaleas, causan problemas en el sueño sobre todo a los pacientes con cuadros de
migraña. El brillo de las pantallas, está demostrado, altera el ciclo del sueño añadiendo así
este trastorno.


Aunque hoy día muchas pantallas vienen con filtro para mitigar el brillo, debemos regular el
tiempo que estamos frente a ellas. “Trato de recomendarles a mis pacientes que cuando
lleven unas dos horas frente a la pantalla, descansen y se programen para seguir su
trabajo”, dijo la Dra. de Martinelli. En el día se puede estar hasta 7 horas frente a la pantalla
idealmente, respetando siempre los intervalos de descanso.
En el caso de niños y adolescentes en etapa escolar, los intervalos de descanso deben ser
más frecuentes, estimándose los lapsos de trabajo en media hora. “El mejor reposo para
los ojos es mirar a la distancia, a nada en particular, para que se relajen también los
músculos que intervienen en el movimiento ocular. Esto es debido a que cuando estamos
enfocados en la pantalla mantenemos los ojos fijos en la misma, afectando también los
músculos oculares”, explicó la Dra. de Martinelli. “Recuerde la importancia de los
intervalos de descanso durante el día”, concluye la Dra. Martinelli.

Y no solo nuestros ojos se ven afectados por el abuso de aparatos electrónicos durante la
cuarentena. No podemos dejar de lado el daño que causa el exceso en el uso de aparatos
electrónicos en nuestro cuerpo en general. Para esto, nos habló el Dr. Ariel Saldaña,
Ortopeda y Traumatólogo del Hospital Paitilla.
Para las personas que están trabajando o estudiando desde casa, el Dr. Saldaña,
recomienda una silla en la cual pueda apoyar la cabeza para evitar tensión en el cuello y
pueda inclinarse hacia atrás para relajar la espalda. La posición del monitor de la
computadora y del teclado y mouse es de suma relevancia. Ambos deben estar
completamente al frente de nuestro cuerpo, no debemos tener la necesidad de girar
nuestro torso para operarla.

Para el Dr. Saldaña, el monitor debe estar exactamente al nivel de nuestros ojos. Si queda
por debajo, forzaremos el cuello y los ojos para poder trabajar. Igualmente sucede con la
laptop, debe estar al nivel de los ojos. Para esto se pueden usar libros para darle altura a
los aparatos y la laptop se trabajaría con un teclado y mouse externo. En resumen,
debemos adecuar un “sitio de trabajo fijo, en el cual tanto nuestra silla como escritorio
estén a la altura adecuada, podamos apoyar la región lumbar, cuello, antebrazos”.
“El uso de la laptop en la cama no es lo más aconsejable, pero de hacerlo, se deben
incorporar varias almohadas para que el cuerpo adopte la posición como si estuviera en un
reclinable, con la espalda un poco inclinada hacia atrás, una almohada gruesa en el área
lumbar y una no tan gruesa en la nuca. Una o dos almohadas debajo de las rodillas, porque
al flexionarlas se relaja la espalda. La laptop al nivel de los ojos para no forzar al cuello a
mirar hacia abajo o hacia arriba”. El Dr. Saldaña nos recomienda también una almohada a
cada lado del cuerpo para apoyar los antebrazos.

Otra posición de la cual estamos abusando actualmente, es ver la televisión acostados en
la cama. “Por lo general la televisión está en la pared y para poder verla estamos forzando
al cuello a doblarse hacia adelante”, indicó el Dr. Saldaña. Esta posición, que es la
utilizada para ver el celular, se denomina “tech neck” o “cuello tecnológico” y aplica a otras
partes del cuerpo que se ven afectadas por mantenerse fijas, en malas posiciones, o
moviéndose repetitivamente por la tecnología.
Uno de estos ejemplos, es el síndrome del túnel del carpo, que afecta la muñeca al
aprisionarse un nervio por mantener la mano en una posición no apropiada.
Los niños también, por las clases virtuales, se han visto con la necesidad de permanecer
más horas con los aparatos electrónicos. Sin embargo, nos dice el Dr. Saldaña que, no se
ven afectados por este tipo de dolencias porque su estructura es muy elástica. Sin
embargo, no deben abusar del tiempo con los aparatos entre las clases y su tiempo de ocio
por las otras afectaciones que pueden sufrir.

“Debemos implementar una rutina de ejercicios, aunque sea caminar dentro de nuestro
departamento, así sea pequeño”, indica el Dr. Saldaña. “Al estar tanto tiempo sentados o
acostados, nuestros ejercicios deben enfocarse en las piernas, para que la sangre fluya,
además de fortalecer muscularmente espalda y abdomen e incluir estiramientos, sobre todo
para la espalda”.
“Si optamos por subir o bajar escaleras de nuestro edificio, debemos tener mucho cuidado
con las rodillas, ya que el impacto es fuerte y podemos lastimarnos la rótula, sobre todo si
tenemos sobrepeso. Estos daños puede que no los sintamos de inmediato, sino luego de
meses y hasta años”, indica el Dr. Saldaña.
En el caso de adultos mayores, la recomendación del Dr. Saldaña es que, continúen con la
rutina de ejercicios que practican, si la tienen. Si no tienen ninguna rutina, deben empezar
con ejercicios muy leves, como caminar dentro de la casa siempre con zapatillas.
Es importante considerar que, si el adulto mayor padece de artritis, no debe realizar ningún
ejercicio de alto impacto. Pueden pedalear en una bicicleta estática con baja resistencia y
cortos intervalos de tiempo, que se pueden ir ampliando a medida que avance la práctica.
“Lo ideal son ejercicios en piscina, pero sabemos que en esta época resulta complicado”,
indicó el Dr. Saldaña.